Consejos básicos para tratar con una mascota herida

Para muchos las mascotas son un integrante más de la familia, y tratar con un animal de compañía herido puede resultar una experiencia desagradable para la mayoría de sus dueños. Existen, sin embargo, unos consejos básicos a seguir si jamás nos encontramos con una mascota lesionada.

    • Protégete. Los animales, al cat-951967_960_720verse heridos, pueden actuar de forma muy diferente a la habitual, rehuyéndote o directamente actuando con agresividad. No es inaudito que mascotas que jamás se habían mostrado agresivos con sus dueños y seres queridos reaccionen de forma desproporcionada ante las lesiones. Ten especial cuidado con los picos de los pájaros y las garras y mordidas de los mamíferos – en ocasiones tu mascota no es la única que puede acabar herida.
    • Consulta con un profesional. De la misma forma que los humanos van al médico cuando se lesionan, las mascotas deben ser examinadas por un veterinario cuando resultan heridas. Aunque creas que puedes gestionar tú solo la situación, si tu animal está seriamente afectado no dejes de contrastar tu opinión con la de un profesional, para que te oriente sobre cómo es mejor actuar. De forma alternativa, si no dispones de atención veterinaria cercana, puedes llamar al 112 dando información sobre la emergencia. Hay también en internet páginas especializadas que te permiten la opción de consultas o chat en vivo con las cuales podrás conocer de primera mano las atenciones que podrás dar a tu mascota o al animal herido. Ipad tragamonedas te brindará luego la tranquilidad necesaria para pasar el trago de amargo que resulta luego de un accidente.
  • Si tu mascota está malherida, no ofrezcas alimento o bebida a tu mascota hasta que un veterinario le eche un ojo; podrías estar haciéndole más mal que bien. Debes, no obstante, proporcionarle un entorno confortable y tranquilo hasta que puedas prestarle atención veterinaria, para que no empeore su lesión. Muévela lo menos posible, y no intentes vendarla por tu cuenta si no tienes conocimientos al respecto.
  • No le ofrezcas medicamentos humanos sin consultarlo previamente con un veterinario. Medicamentos prácticamente inocuos en humanos pueden resultar mortales para algunas especies de animales, incluso en dosis mucho menores a las que los humanos están habituados.