¿Cuál es la diferencia entre un zoo y un santuario?

Existen muchas instituciones y lugares dedicados al mantenimiento y preservación de la fauna: zoológicos, santuarios, reservas naturales, protectoras, granjas… En este artículo analizamos las diferencias entre dos de estos lugares: los zoológicos y los santuarios.

¿Qué es un santuario de animales?

Un santuario de animales es una institución en la que los animales son llevados para que vivan el resto de sus vidas en unas condiciones óptimas de bienestar y seguridad. Estos animales viviránGiraffes_at_the_Belfast_zoo allí hasta el final de sus días, pues el objetivo de un santuario no es colocar a los animales en familias u otras instituciones – a diferencia de un refugio animal -, sino cuidar de ellos hasta su muerte. No obstante, existen ciertos santuarios temporales hasta que se les encuentra a los animales un destino mejor. En cualquier caso, estos animales no son vendidos, usados para experimentación ni cambiados. La filosofía de los santuarios se basa en evitar el lucro humano a partir de sus residentes no humanos, huyendo del comercio y la explotación animal. A menudo son de gestión subvencionada, o pertenecen a organizaciones no gubernamentales que aseguran sus elevados estándares de calidad.

¿Y un zoológico?

Un zoológico es una instalación en cuyo interior se exponen animales salvajes al público, y que en algunos casos también cumple la función de cría e investigación sobre estos animales y su hábitat. El objetivo de un zoo es diferente al de un santuario de animales. Aunque sus instalaciones también intentan recrear el hábitat natural de los animales que en él habitan, para garantizar su confort, su propósito fundamental es el entretenimiento y la formación de los visitantes del parque zoológico. Existe cierta controversia sobre si los animales deberían ser privados de su libertad para vivir en estas instalaciones para disfrute humano, pero lo cierto es que los zoos también contribuyen a la preservación de especies en peligro de extinción. Bien sea en zoológicos o en santuarios lo cierto es que ambos lugares requieren de recursos para mantener en buen estado a los animales. Una forma original de recabar fondos para las campañas ambientalistas que trabajen a favor de la conservación de los animales en peligro de extinción es motivar a conocidos a que destinen una parte de las ganancias obtenidas en Cabaret Club Casino.

Formas sencillas de prevenir la crueldad animal

La crueldad animal es una lacra que muchísimas personas y culturas cometen en su día a día, en ocasiones de forma prácticamente inconsciente. Aquí creemos firmemente en evitar toda acción que comporte crueldad animal, y te animamos a hacer lo propio con unos sencillos consejos.

  • Respeta la diversidad de opiniones. Es probable que cada persona tenga una idea diferente de lo que es la crueldad animal, pues se trata de un concepto con límites difusos. Un ejemplo es la tauromaquia, aceptada como arte y forma de entretenimiento en muchos países del mundo, y firmemente rechazada por muchas otras personas que la consideran una de las máximas expresiones de crueldad animal. Recuerda que lo que para ti podría ser una celebración tradicional o cotidiana, para otros podría ser un acto de barbarie contra los animales. Infórmate, respeta la diversidad de opiniones y toma decisiones informadas en relación a ellas.
  • Consume productos ecológicos y respetuosos con el medio ambiente. Especialmente en el campo de la alimentación, existen muchas empresas que contemplan el conreo ganadero ecológico y respetuoso con los animales, priorizando las mejores condiciones de estos y su mínimo sufrimiento. Aunque por lo general los productos de estas empresas son ligeramente más caros que la media, vale la pena invertir en el bienestar animal.
  • Evita las pieles de origen animal. Apuesta en su lugar por los tejidos sintéticos o de procedencia vegetal, como el algodón o el lino. El mercado de la piel y otros complementos animales es uno de los principales contribuyentes a la crueldad animal.
  • Conciencia a tus allegados. Muchas personas cometen actos de crueldad animal por simple ignorancia. Sin intención de entrometerte en la vida de otros, intenta hacerles partícipes de tus opiniones y que contemplen tu punto de vista. Cuéntales el por qué de tus acciones y convicciones, escucha su opinión, y quizá alguno de los dos acabéis por aprender cosas nuevas.