Los animales han formado parte del mundo del entretenimiento desde hace muchísimos años. La historia de este fenómeno se remonta milenios atrás, desde los encantadores de serpientes hasta la participación de animales en circos.

Un fenómeno que se remonta en el tiempo

Desde tiempos inmemoriales los animDSHwikiales han sido contemplados, por prácticamente todas las culturas, como formas de entretenimiento. Incluso prácticas que en un inicio tenían propósitos de subsistencia, como la pesca o la caza, acabaron por tener finalidades recreativas, que a menudo se sobrepusieron a sus fines originales. Encontramos muestras de este fenómeno en entornos tan distantes como el uso de animales salvajes en el Coliseo romano (a menudo los espectáculos de gladiadores contaban con la intervención de tigres o leones) hasta la actual tauromaquia, que aún se practica de forma regular en muchos países del mundo.

Además, los animales acompañan la diversión de los seres humanos de una manera menos dolorosa que algunas de las citadas con anterioridad, al acompañar a su dueño en las máquinas tragamonedas o cualquier otro juego de Casino Epoca donde se gana porque la suerte acompaña la tirada y se ubiquen tres o más mascotas en el centro de la máquina.

El boom de la televisión y el cine

Con la aparición del cine y la televisión, el entretenimiento con animales adquirió un nuevo nivel de popularidad, adoptando dimensiones inauditas hasta la fecha. A todos nos vienen a la mente series de televisión o célebres películas protagonizadas por animales; ¿cómo olvidar al entrañable perrito Beethoven, o al mítico perro policía Rex? Sin embargo, cabe tener en cuenta que lo representado en pantalla a menudo dista del comportamiento real de estos animales, y que todos ellos han tenido que pasar por extenuantes condiciones de trabajo que muchos consideran excesivas.

¿Es compatible el entretenimiento con animales y su bienestar?

Sí, siempre que se tenga en cuenta que se trata de seres vivos cuya función no es exclusivamente la de entretener a los humanos. Es importante que todos los animales a cargo de humanos, independientemente de su función final, reciban un trato digno y unos cuidados básicos para su mantenimiento. Sólo de esta forma es posible compaginar el uso de animales para entretenimiento con su bienestar.