Por qué tenemos que salvar la fauna salvaje para salvarnos a nosotros mismos

Mucha gente cree que hay una abundancia de especies en el planeta tierra, pero lo cierto es que la diversidad de los ecosistemas está disminuyendo a un ritmo alarmante, a medida que más y más especies pasan a engrosar la lista de animales extinguidos. Por suerte, empieza a haber cierta concienciación al respecto, y cada vez se ponen en marcha más programas destinados a una gestión responsable de los recursos naturales.

Promover la biodiversidad es esencial para un ecosistema sano y funcional. Cada ecosistema se basa en delicados equilibrioGorilla_gorilla11s que, si son perturbados con la desaparición de ciertas poblaciones, pueden destruirse en cuestión de semanas. Cada especie ocupa un eslabón determinado e imprescindible en estos ecosistemas, por prescindible que pueda parecer a simple vista. El ejemplo más claro es el de las abejas; si una sola población de abejas desaparece, las plantas y flores de dicho ecosistema no podrán ser polinizadas, con consecuencias desastrosas para todo el ecosistema.

Además, los humanos podemos aprender mucho de los animales; más del 25% de las medicinas prescritas a diario en todo el mundo contienen productos de procedencia animal, desde el veneno de las víboras hasta ciertos tipos de tarántula. Si estos animales desaparecen, será imposible aprender de ellos y estudiarlos, lo cual supondrá una pérdida inmensa a mediano y largo plazo para los seres humanos. Por lo tanto, evitar la extinción de las especies no sólo mejora la salud del ecosistema en concreto, sino la de todo el planeta Tierra en su conjunto.

Al conservar el hábitat natural de las especies salvajes contribuimos a enriquecer nuestro planeta, y ayudamos a mantener la provisión de agua y recursos a nivel global. Hoy en día existen algunos programas de preservación del medio que permiten que los animales deambulen libremente por su hábitat natural. Estos programas no sólo fomentan la preservación de estos espacios naturales, sino que contribuyen a la concienciación del público en general y a la inversión en programas de conservación de la fauna y la flora.
Además, los animales acompañan la diversión de los seres humanos de una manera menos dolorosa que algunas de las citadas con anterioridad, al acompañar a su dueño en las máquinas tragamonedas o cualquier otro juego de Casino Epoca donde se gana porque la suerte acompaña la tirada y se ubiquen tres o más mascotas en el centro de la máquina.