Muy pocos países recogen en sus códigos penales los derechos animales y las consecuencias de su violación. Además, estos derechos varían ampliamente entre naciones, incluso entre aquellas consideradas avanzadas. Sin embargo, en términos generales, los principios básicos de los derechos animales son los siguientes:

  • 1. Todos los animales tienen los mismos derechos de existencia y nacen iguales 15098939913_9c4cbd21a5_bante la vida.
  • 2. Todo animal tiene derecho al respeto, incluyendo a los humanos. Por ello, la raza humana no puede atribuirse el derecho de exterminar a ciertas especias animales, pues violaría este derecho. Además, los animales tienen derecho a los cuidados y a la procuración de su bienestar por parte de los cuidadores.
  • 3. Todo animal tiene derecho a no ser sometido a actos crueles o maltratos, con independencia de si estos finalizan con la muerte o la lesión seria del animal.
  • 4. Todo animal tiene derecho a vivir en su hábitat natural y a la protección de éste. Este derecho entraría en conflicto con situaciones como la deforestación masiva, que destruye a diario el hábitat de muchas especies amenazadas.
  • 5. Los animales criados para la alimentación deben ser nutridos, transportados, cuidados, y en último término sacrificados, sin que ello suponga la ansiedad o el maltrato del animal, minimizando su dolor y apostando por su bienestar dentro de lo posible.
  • 6. Todo animal tiene derecho a la dignidad, evitando los espectáculos y actos de entretenimiento con fines recreativos para los humanos que supongan una violación de este derecho.
  • 7. Un animal muerto tiene derecho a ser tratado con respeto. Por este mismo derecho, su cadáver no deberá ser expuesto con fines recreativos para los humanos si ello atenta contra la dignidad y el respeto del animal. Una excepción de ello son los casos en los que los animales son expuestos con la finalidad de denunciar el atentado contra otros de sus derechos, o la explotación y violencia contra ellos.