Problemas básicos con los derechos animales

Los derechos de los animales son un terreno difuso en la legislación de muchos países, pues la mayoría de naciones (aunque no todas) recién empiezan a reconocer que los animales también son merecedores de derechos.

Esto ocasiona una amplia variabilidad en la interpretación de la legislación relativa a los animales, lo que a la vez acarrea un gran número de problemas en relación al cuidado legal de la fauna del planeta.

A nivel doméstico, los animales son objeto constante de disputas legales, que pueden ir desde las dudas en relación a su custodia cuando una pareja pone fin a su relación (¿quién debe quedarse con el perro o el gato que adoptaron conjuntamente cuando aún eran pareja?) hasta situaciones que ponen en compromiso la convivencia en una comunidad de vecinos, especialmente en relación con el mantenimiento de la higiene y el silencio del entorno.

Pero también a nivel global los derechos de los animales sufren a diario violaciones y problemas a gran escala. Las deforestaciones masivas, o la pesca y la caza indiscriminada y a menudo ilegal, pone en compromiso el derecho de toda especie animal a vivir en su hábitat natural y a disfrutar de la preservación del mismo. Sin embargo, las grandes multinacionales pasan por encima de este derecho más veces que menos, sin que ello suponga conflicto legal alguno.

Finalmente, el otro gran bastión de batalla de los derechos animales son las tradiciones y las celebrAmina_Abaza_with_Dogaciones locales que llevan celebrándose en ocasiones desde siglos, pero que suponen una violación a la dignidad y a la integridad de muchas especies. El mayor exponente de este hecho es la tauromaquia, aclamada y seguida fervientemente en muchos países y recién prohibida en muchos otros. Pero prácticamente todas las culturas incorporan el abuso animal entre sus tradiciones, celebrando eventos de caza, pesca, o incluso barbaries como arrojar animales desde puentes o campanares con finalidades recreativas.

En el futuro, la legislación de todos los países deberá definir mejor los derechos animales para evitar estos problemas en su cumplimiento e interpretación.